Regalos para siempre

Regalos para siempre

Cómo viene siendo tradición, diciembre se ha convertido en un mes intenso donde los regalos navideños son el centro de preocupación de las familias, volviéndose un reto cada vez más complicado.

Existen diferentes fórmulas que nos pueden facilitar la tarea como, por ejemplo, la norma de los 4 regalos (algo que quiera, algo que necesite, algo para leer y algo para vestirse). De hecho, este tipo de pautas que limitan el número de regalos son muy útiles cuando lo que buscamos es un equilibrio que se aleje del consumismo más extremo.

Sin embargo, además de esto, también podemos ofrecer cosas más sencillas, humanas y necesarias a nuestros/as hijos/as. Aquí os dejo un listado de las «should be» que yo recomiendo:

✅ Tiempo. Horas reales desconectados/as de la rutina adulta para adentrarnos en el mundo de nuestros/as hijos/as. Preservar tiempo de disfrute con los y las peques, donde conectemos con ellos/as por el mero placer de compartir momentos juntos/as. Idear planes dentro y fuera de casa. Juegos en familia, excursiones, elaboración de recetas… Ideas que puedan sorprenderles o nacer de lxs propixs niñxs. Lo que realmente nos llena, se queda en el recuerdo.

✅ Paciencia. Éste es uno de los mayores regalos que se le puede y debe ofrecer a un/a niño/a. Paciencia para observarles, para escuchar y atender sus pasos. Paciencia para acompañar todas sus emociones. Paciencia para respetar sus ritmos. Paciencia para adaptarse a su mundo auténtico, natural y alejado de las prisas.

✅ Amor incondicional. Amar sin condiciones, aceptando a la otra persona tal y como es, es quizás el mayor regalo que les podamos hacer. Crecemos siendo dirigidos/as, sobrelimitados/as y juzgados/as en muchas de nuestras decisiones y opiniones. Romper con esa continuidad favorecerá una relación más sana, sincera y cercana.

✅ Empatía. Cuando hablo de una crianza consciente, hablo de observación, de escucha, de comprensión, de respetar ritmos, de conocer necesidades… Todo lo que nos permite entender cada situación desde la perspectiva del/la niño/a. Es vital alcanzar la capacidad de ponernos en sus zapatos para ver y comprender su mundo a través de sus ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: